miércoles, 14 de julio de 2010

Parabellum



"A menudo el sepulcro encierra, sin saberlo, dos corazones en un mismo ataúd."
Alphonse de Lamartine. (1790-1869)
Historiador, político y poeta francés.

Escuchando: Rosario Tijeras de Juanes

Sacó de su bolso la polvera y se retocó el maquillaje con delicadeza. Perfecta. Resplandeciente. La tez de Rosario era una mezcla de porcelana y piel tostada color canela. Los mechones de su flequillo azabache le caían de forma revoltosa sobre la frente. Sus ojos verdosos, dibujados en su rostro aniñado, no transmitían la crudeza de una vida concebida a partir de una lucha continúa por sobrevivir en un caos.

Era una mujer de armas tomar. Pero también inspiraba temor a su paso. No le temblaba el pulso al apretar el gatillo. Tan bella como peligrosa.

La volvió a guardar junto a su pistola de calibre 9mm Parabellum y se sacó un cigarrillo. Aspiró dos caladas nerviosas y siguió caminando calle abajo dejando a su víctima desplomada en el suelo.
Sólo era un trabajo más. Otra vida más que se va, pero para ella, sólo significaba dinero o en algunos casos, el dulce sabor de la venganza. Adoraba esa palabra. Ella encarnaba toda su vida. Había vivido con ella a cuestas desde que su padre la violaba cuando aún ni su cuerpo se mostraba como mujer. Sus ansias de venganza le hicieron ganarse su mote cuando le cortó los testículos con unas tijeras a uno de los muchachos del barrio que abusaron de ella cuando tenía catorce años.

Todo ello hizo que jamás hubiese amado a nadie. No sabía como hacerlo. Estaba vacía por dentro. Sólo amaba a su hermano muerto en una reyerta. Llevaba su imagen perenne en lo más hondo de su corazón y lloraba cada vez que revivía su rostro entre las tinieblas de la noche fría y falaz.
Rosario continuó apresuradamente, ocultándose entre las sombras de la noche. Sacó la llave y la deslizó en el interior de la cerradura. Una silueta expectante aguardaba su regreso con paciencia. Encendió la luz del cuarto y de forma insinuante se aproximó al hombre que permanecía sentado en el sillón de la sala. Su cabello castaño y lacio le caía de forma desfilada hasta la mitad de la nuca y sus ojos denotaban una admiración absoluta hacia la mujer que se le sentaba juguetonamente en las rodillas.

Junto a ella, desnudos bajo las sábanas, él no se lo podía creer. Recorría con suave delicadeza y mesura la espalda de Rosario con las puntas de los dedos. La había abrazado tantas veces, pero siempre para consolarla del dolor, por la pérdida de su hermano, por la ruptura con Gerardo, por los golpes de su amante de turno, por sus crisis con las drogas. Pero ahora, por primera vez, lo hacía después de poseerla, de sentirla dentro de él y de verla tan de cerca que seguía pensando que era una diosa con pistola bajo las faldas pero con un corazón infinitamente frágil.

Rosario se había formado en las calles de la hostil y peligrosa Colombia, entre maras, narcos y demás gentes del mal vivir. Había hecho perder la razón de tantos que la lista de sus amantes no tenía fin. Pero no recordaba la mayoría de sus nombres, ni sentía a precio especial por ninguno de ellos. Es más, no recordaba ya ni sus rostros. Ella siempre decía que nació con el corazón muerto. Jamás amó a nadie, y seguramente nadie la amó de verdad, sólo inspiraba deseo, pasión, temerosidad, poder, vicio. De esto último ella sabía mucho, siempre lleva cocaína en el bolso junto a su preciada polvera. Mató a tantos como corazones destrozó.

Pero su fin estaba tan próximo que su aliento fatal le rozaba la nuca. Y ella lo sabía.
Su compañero de alcoba despertaba en ella sentimientos encontrados. Sabía que no debía encariñarse con él, que debía alejarse y proseguir su camino en dirección totalmente opuesta. Pero no conseguía desligarse, era él único que la trataba con auténtica dulzura y respeto. Siempre supo que la amaba desde que le vió la primera vez en aquella discoteca de salsa y desaires junto a Gerardo. Pero ella prefirió a éste último, porque era como los demás, y sabía controlar esa situación. En cambio con Miguel se estaba enfrascando en una relación completamente nueva para ella. Pero sabía que al final todo acabaría.
La ira y la muerte se volverían contra ella.

Y tal y como previno, ocurrió más tarde. Fue la noche en que Rosario regresaba de la cárcel por cumplir condena, tras ser arrestada por posesión de drogas. Encendió su cigarro, aspiró pausadamente y se recostó en el sofá del local. Después de dos años alejada del mundo aprendió a amar a Miguel de forma reprimida y lo había enterrado en el olvido, sin embargo aceptó su invitación con cierta curiosidad y deseo de al menos sentir su presencia.

Él la amaba desesperadamente, soñaba con ella desde la primera vez que la vió, desde aquella noche en que les presentó su mejor amigo, pronto se enamoró de su risa, de su dentadura perlada, de su mecer de las caderas, de su baile sensual. Rosario …, Rosario.
Infinitamente hermosa.
Por fin, ella había regresado, no quería causar mala impresión después de tanto tiempo y por ese se demoró más de lo debido en encontrar su vestimenta apropiada, mientras al otro lado de la ciudad, Rosario pidió un margarita bien cargado.

Pero no era el único que ansiaba su regreso.
Sin esperarlo, Rosario sintió un susurro.
“¿No has cambiado nada preciosa?”. Mauro la sonreía maliciosamente, con una mente premeditada para la acción que tenía pensar en llevar a cabo.
“Bailamos” le sugirió a Rosario.
“Claro, porque no mi amor”.

Y se dejó llevar a la pista. Que bien olía la maldita pendeja.
Tal y como decían todos “Tan bella como peligrosa”. Ni la desidia de las rejas había menguado lo mas mínimo su belleza. Pero esta vez se aseguró de que su bolso y su pistola estuvieran bien lejos.

Recorrió las caderas de Rosario. Insinuante. Caliente. Intentaba ganar su confianza. Le invitó a una copa y después a otra, luego ella le invitó a una raya, y más tarde a otra. Y en un momento de dejadez, se percató de que ya no era dueña de sus sentidos. Sentía como perdía el control.
“Esto es por Carlos maldita puta”. Y una bala le atravesó el estómago liberando todo el dolor que le emponzoñaba el alma.

Al mismo tiempo entra él, el que soñaba cada día en todo momento con su regreso, él que la amó de verdad, el único que se fijó en ella como persona, como mujer, el único que la quería. Corrió a sujetarla con sus brazos mientras ella se volvía hacia atrás y caía sobre su espalda al suelo. Ella le logró ver por última vez, pero se fue a la tumba sin dedicarle una sonrisa, unas últimas palabras sentidas, porque no sabía como hacerlo, porque nadie la enseñó, porque él no tuvo tiempo de enseñarla, y, por primera vez, sintió miedo, así que calló tragándoselo todo y cerró los ojos esperando a dilucidar la luz que la liberaría de su amarga existencia.



Bookmark and Share

12 comentarios:

  1. "Rosario Tijeras"... no me hubiese imaginado tan vívidamente un pasaje de la vida de esta femme fatale... pero gracias a ti descubrimos el lado íntimo, la faceta humana de esta singular mujer. Me ha gustado lo crudo de algunas descripciones, y el leve toque de erotismo de algunas líneas.

    En fin, gusto de encontrate de nuevo Noa. La blogósfera habíase tornado un tanto yerma sin tu presencia. Lo bueno es que has vuelto. No desaparezcas tanto.

    Un beso y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. hola Noa. Comence a leer tu relato y me atrapo desde un principio, de verdad me gusto. No se si este "cuento" por asi llamarlo lo comenzaste con este relato pero si no es asi, me gustaria saberlo y comenzar a leer desde un principio. Tambien escribo y si quieres leer, bienvenida. Espero tu respuesta, saludos.

    ResponderEliminar
  3. Puff!! Rosario Tijeras es muy intensa!!! yo la conocí a traves de la canción de Juanes, pero se que hay un libro que quiero leer. Un relato duro como suelen ser los tuyos con mujeres fuertes, que no le temen a la muerte. Me gusta ese punto de venganza que recorre la mente de Rosario, la vida en la calle le hizo ruda y eso acompañado de belleza y droga atraé a demasiados tiburones. Por suerte conoció las caracias de Miguel!
    Me alegro de tu vuelta!!! no tardes tanto en escribir!!!! Te seguiré esperando. Besotes!

    ResponderEliminar
  4. Tremendo relato, Noa!
    Precioso, no nos dejes abandonadas tanto tiempo, que tus relatos son gloriosos!
    Podríamos publicarlo en Escritores en la sombra, tiene mucha fuerza, es impresionante.
    Un besote, mariposa, me alegra que estés de vuelta.

    ResponderEliminar
  5. Holaaaaaaaaaaaaaaa.
    Que bueno... un poco sangriento :)
    Gracias por tu comentario y por seguir ahí.
    Un abrazo muy fuerte.
    Sabes qué? Me encanta ese sillón rojo. Me encanta!
    :)
    Beso.

    ResponderEliminar
  6. Hola!
    Nice to meet you :]

    Decirte que adoré la narrativa, y la tremenda habilidad que tienes para sacarle literatura fina a una canción común y corriente.

    Adoro los microrelatos, gracias por pisar la alfombra de mi Blog, así he podido conocerte.

    Un abrazo y ... nos seguimos
    Marlene

    P.D. Yo sólo publico sólo los Jueves :]

    ResponderEliminar
  7. Muchísimas gracias a tod@s por vuestros comentarios, aún me queda mucho por pulir y debo seguir esforzándome para mejorar, un placer léeros compañer@s...
    Mil besos de vuestra mariposa...

    ResponderEliminar
  8. Impresionante.
    Que perfeccion para escribir. Realmente logras que uno se funda con el relato, lo imagine y hasta forme parte del mismo.
    Es increible.
    Pocos tienen esa capacidad y a mi me alucina encontrarlos y leer sus hermosas obras.
    Como tu blog.

    Un beso grande!

    ResponderEliminar
  9. wow debo reconocer que al comienzo me resisti a leer, no estaba de humor de leer mucho hoy, pero la trama evidentemente atractiva me sedujo, quizas sea em aficcion a los finales tristes, pero simplemente me a encantado.

    asi es la vida cuando se tiene la felicidad al alcanze de la amano se escurre entre lo dedos

    ResponderEliminar
  10. Realmente desde un principio me atraparon tus palabras, el compás de la historia, las descripciones, las palabras adecuadas, y el final, tremendo.
    Me gustó que en cada entrada, en varias que vi anteriormente pongas una frase, me re gustaron.

    Un beso, gran blog!

    ResponderEliminar
  11. sin palabras:)
    la verdad que me encanta cada linea que escribes:)
    no dejes de hacerlo porque es increible:)
    un beso
    silvia

    ResponderEliminar
  12. Pengen yang lebih seru ...
    Ayo kunjungi www.asianbet77.com
    Buktikan sendiri ..

    Real Play = Real Money

    - Bonus Promo Red Card pertandingan manapun .
    - Bonus Mixparlay .
    - Bonus Tangkasnet setiap hari .
    - New Produk Sabung Ayam ( minimal bet sangat ringan ) .
    - Referal 5 + 1 % ( seumur hidup ) .
    - Cash Back up to 10 % .
    - Bonus Royalty Rewards setiap bulan .

    Untuk Informasi lebih jelasnya silahkan hubungi CS kami :
    - YM : op1_asianbet77@yahoo.com
    - EMAIL : melasian77cs@gmail.com
    - WHATSAPP : +63 905 213 7234
    - WECHAT : asianbet_77
    - SMS CENTER : +63 905 209 8162
    - PIN BB : 2B4BB06A / 28339A41

    Salam Admin ,
    asianbet77.com

    Download Disini

    ResponderEliminar